Capellán Eugenio Segundo Zitelli, presente en la sala de torturas en Dictadura Militar Argentina

Argentina En el marco de la causa Feced, donde se investiga al capellán  Eugenio Segundo Zitelli,  varios ex detenidos aseguran haberlo visto y oído en los sótanos de la ex jefatura de Rosario, dos nuevos testimonios que complican aún más la situación del sacerdote.

Silvio Alcoba Rosa y Gladys Bonnafede de Bracaccini testimoniaron luego del pedido realizado a los fiscales a cargo de la Unidad Fiscal de DDHH. Los organismos defensores de derechos humanos entienden que sus dichos acreditan el rol de la iglesia, en general, durante la dictadura y en particular el rol de Zitelli en el ámbito del Servicio de Informaciones.

Alcoba Rosa da testimonio que  uno de sus asistentes  Darío Castagnani, relató  estando en el sótano del Servicio de Informaciones, fue vendado y subido por unas a la parte superior de dicho CCD; lo introdujeron en una habitación “allí se encontró con el Capellán Zitelli. Este sólo alcanzó a comentarle que en ese lugar sólo había palos, golpes y tortura”, a lo queZitelli le respondió que era un momento complicado del país, que ya iba a pasar “.

También contaron, como luego que Zitelli negara haber visto gente torturada. Un policía retirado de apellido Bocca , se mostró indignado . Alcoba Rosa recordó que este policía “comentó que él mismo había observado una sesión de torturas dentro del S.I. de Rosario, donde se le aplicaba picana eléctrica a un joven sobre una camilla ortopédica u obstétrica, y en dicha sesión se encontraba  Zitelli”.

Alcoba Rosa destacó que cuando el periodista Campabadal, quien lo entrevistó al sacerdote le preguntó “por lo que pensaba la iglesia en aquel entonces , Zitelli le contestó que era una guerra y que la sociedad le pedía a ellos que libraran al país de esa ideología de izquierda que quería para la Argentina otra Cuba u otra Rusia”.

.Gladys tenía su hijo Eduardo quien fue secuestrado. Recordó que Zitelli le dijo que “los presos políticos no están en guía (quiso decir que no se registran). Voy a ver si puedo hacer algo pero no me pida que lo saque” le dijo el sacerdote. “El  había confirmado que Eduardo estaba detenido en Jefatura y había dicho que iba a ayudarlo”. A los  dos días de este encuentro. Esto ocurrió el 25 de julio de 1977, luego se enteraría que Eduardo fue sacado del SI y luego fue trasladado, donde fueron fusilados contra un paredón de un club cercano a la dependencia policial.

En este último tiempo se va a destapar toda su maldad, ya no pueden ocultar el daño que han hecho a los pueblos, sus faldas se han levantado y su desnudeces, está expuesta al mundo, sus doctrinas de maldad, llegaron a su fin, Dios mismo en la tierra esta y con vara de hierro la destruirá.