Sacerdote Pere Barceló, sin ir a la cárcel por violar a menores, libre arando sus campos

Can Picafo

PERE BARCELO PARROCO DE CAN PICAFORT ACUSADO DE ABUSOS SEXUALES ES CITADO POR EL OBISPO DE MALLORCA. FOTO: BARTOLOME RAMON / DIARIO DE MALLORCA

rt,- Islas Baleares- España.

Un nuevo caso de pederastia, cuyo autor es el sacerdote Pere Barceló, sale a la luz y aunque sea uno más, la fundación protege a tus hijos lo hace de su conocimiento. Los detalles confirman que es un violador pedófilo, encubierto tras una sotana y una apariencia de piedad falsa, que no solo tiene, para sus delitos, la venia de altos jerarcas de la iglesia católica sino también el silencio cómplice de víctimas y otros testigos que por fidelidad a una tradición de práctica y creencia religiosa, en este caso “credo católico”, se reservan, en medio del horror de los hechos, el declarar los hechos,  bien sea por no exponer su vida de manera pública o miedo ante el imperio católico Romano, cualquiera que sea la razón, se convierte en encubrimiento y la causa de que el número de víctimas aumente.

En este caso, los hechos sucedieron en el año 1997, el catequista Mateu Ferrer tenia llaves de los aposentos y sin querer entró al recinto en donde el cura violaba a una niña, pero eran amigos y por esto guardo silencio, un año mas tarde se decidio a denunciar al interior de la iglesia. Descubrió que antes de esa violación en Can Picafort, su amigo el cura Barceló dejó víctimas en Cala Rajada (1996) y (1984-1986), cuando era misionero en la parroquia de Gitongo, en Burundi, donde una monja joven renuncio harta de que sus denuncias le resbalaran a la Iglesia. Al momento de la denuncia, el obispado de Mallorca la ignoró, y cuando Mateu Ferrer fue a pedir explicaciones, el vicario episcopal del obispo, Nicolau Pons, le refuto : «Tú haz lo que quieras; ganaremos nosotros de todos modos».

Cuando Barceló se enteró de la denuncia, se adelantó, amenazó a la victima y fue a casa de los padres a decir que era mentira, que preguntaran a la niña; como la había amenazado, ella lo negó todo.

Finalmente en marzo de 2011, el obispo Jesús Murgui apartó cautelarmente a Barceló de sus oficios pastorales y después su sucesor Xavier Salinas, le notificó la sentencia del Tribunal Eclesiástico que imponía la pena máxima: la risible «expulsión del estado clerical y prohibición para ejercer como sacerdote por gravísimos delitos». Sin embargo aunque exista la sentencia, ésta no tiene validez si no es ratificada por el máximo jerarca católico  y para los lectores es importante que tengan en cuenta que estamos en el mes de abril del año 2013, significa que alias “Benedicto XVI” no ratifico dicha sentencia y tras su renuncia lo dejó en manos de alias “Francisco”, quien por estos días anda vendiendo al mundo “una iglesia pobre para los pobres”, no ostenta que la Iglesia se ha visto obligada a desembolsar más de 1.500 millones de euros para indemnizar víctimas de abusos sexuales en los países de Bélgica, Holanda, Austria, Estados Unidos e Irlanda, en esos lugares “Francisco” tiene lo que quiere iglesia en bancarrota por reparaciones económicas.

Entre tanto, Pere Barceló -que ahora tiene 60 años- seguirá por sus dominios, arando su finca a lomo de tractor, confiado porque hecho ya el daño sabe que cuenta con el aval de alias “Francisco” y todo el respaldo de la jerarquía católica, primero, porque lo de la reparación de las víctimas, sale del bolsillo de los fieles de la iglesia católica y segundo, para que queden impunes sus delitos y  seguir su vida sin ser señalado. ¿Usted da dinero en la iglesia católica? Si es asi es tenga muy presente que ese dinero le ha servido durante siglos a la Iglesia católica para tapar todos sus crímenes.