Pedro Carbo

Este guayaquileño, que fue alcalde de Guayaquil, diputado y ministro, fundó la biblioteca y de forma paralela el museo municipal.

Se propuso impulsar la cultura y la educación en la ciudad y ese legado, que concretó desde los diferentes cargos que desempeñó, sigue enriqueciendo a generaciones de guayaquileños Pedro Carbo Noboa, un guayaquileño nacido el 19 de marzo de 1813, propuso la creación de la biblioteca municipal a inicios de 1862, cuando ocupaba la vicepresidencia de la municipalidad. La propuesta estuvo acompañada de una donación propia de 100 volúmenes.

Él redactó la ordenanza municipal mediante la cual se fundó la biblioteca, que abrió al público el 24 de marzo de 1862. Estableció, además, una disposición para todos los empresarios de la ciudad: contribuir obligatoriamente con un ejemplar de cada diario, periódico, folleto o libro que se publique. La idea era incrementar los textos de consulta.

Paralelo a la Biblioteca, Pedro Carbo Noboa impulso la creación del museo industrial, en 1863. Fue el primero que tuvo la ciudad y que años más tardes en (1908) se convirtió en el Museo Municipal que conocemos hoy. El paso del Museo Industrial a municipal fue prácticamente una ampliación del espacio que ya existía. Por eso, aunque se considera 1908 su año de creación, en realidad el Museo no estaría próximo a cumplir 100 años sino 146. Ello lo ubica como el museo más antiguo del Ecuador, estructurado como tal casi a mediados del siglo XIX.

El Museo y la Biblioteca empezaron a funcionar juntos y desde sus inicios dependieron del cabildo. Su primer local fue la antigua casa del cabildo (en la cuadra donde está actualmente el municipio), luego en un chalé situado en la calle Villamil entre General Franco y callejón Gutiérrez.

Finalmente se ubicaron de forma definitiva en el inmueble levantado entre las calles Pedro Carbo, Diez de agosto, Chile y Sucre. Refiere el historiador Efrén Avilés Pino, en el Diccionario del Ecuador, Pedro Carbo fue hijo de José Carbo Unzueta y Josefa Noboa y Arteta. . Inició sus estudios en Guayaquil, y muy joven, en calidad de secretario, acompañó al ex presidente Vicente Rocafuerte a México. Regreso a la ciudad en 1833 e inmediatamente comenzó a figurar en la vida pública del país. En 1835, durante el gobierno de Rocafuerte, fue llamado para ocupar el cargo de oficial mayor (subsecretario) del Ministerio del interno y relaciones exteriores.

Un año después fue nombrado secretario de la comisión codificadora y enviado como secretario de la legalización Ecuatoriana ante el gobierno de la Nueva Granada (Colombia) donde también actuó como encargado de negocios.
Pedro Carbo fue además alcalde de Guayaquil, ministro de estado, senador y diputado. Escribió artículos históricos y políticos que aparecieron en casi todos los periódicos de la época. Publicó la obra Páginas de la historia del Ecuador.

El municipio le ha dedicado múltiples homenajes y ha perennizado su nombre en obras de la ciudad. Una de las calles principales de la urbe que bordea el edificio de la biblioteca y el museo, se denomina Pedro Carbo; además de una plaza situada frente a la iglesia La Merced, en la cual existe un monumento en su honor. En el cementerio general de la ciudad también se levanta una estatua de este ilustre guayaquileño. Casa adentro, el salón principal de la biblioteca lleva su nombre.

Pedro Carbo murió en su ciudad natal, Guayaquil, el 24 de diciembre de 1894.